Theorein

¡Hagamos teoría!

El razonamiento moral en medicina

leave a comment »

Resumen del capítulo “El razonamiento moral en medicina” del libro Ética médica. Las responsabilidades morales de los médicos de Beauchamp y McCullough.

Siempre se han enfrentado los médicos a problemas morales pero la tecnología médica ha complicado los problemas éticos de la medicina pero muchos de esos problemas ya existían. Los problemas sobre las responsabilidades morales de los médicos se originan como resultado de puntos de vista distintos sobre cuáles son los mejores intereses del paciente: el punto de vista de la medicina y el del paciente. Estas dos perspectivas no pueden entenderse sin conocer sus raíces históricas en la tradición médica, legal y filosófica. Por lo tanto, el estudio de la historia es esencial para el de la ética médica contemporánea.

La palabra moral designa una institución social, compuesta por un conjunto de reglas que generalmente son admitidas por sus miembros. La moral existe antes de que cualquier individuo conozca sus principales reglas y normas. Se transmite de generación en generación.

En la profesión médica la moral es, por motivos similares, social. Mientras que, frecuentemente, la transmisión de las creencias morales se ha hecho implícitamente a través de costumbres y prácticas, a veces la instrucción moral del médico se ha hecho de forma bastante explícita, como rasgo indispensable de la educación médica.

El objetivo o la finalidad de la moral es discutible, pero una hipótesis razonable es que es la mejora en las relaciones humanas interpersonales. El fin de la ética médica es contrarrestar la limitación de las simpatías, que puede perjudicar el encuentro entre el médico y el paciente. Los principios morales dirigen al médico hacia deberes y virtudes que fomentan los mejores intereses del paciente más que los intereses propios del médico.

Los filósofos se encargan de la justificación de la ética médica, buscan una defensa razonada, desde un punto de vista amplio y moralmente coherente, para un sistema de normas de conducta. Basándose en el sistema de principios morales, intentan distinguir entre las pretensiones moralmente correctas (las que pueden justificarse basándose en principios) de las moralmente incorrectas (las que no pueden serlo). Los dos principios morales básicos en la ética médica son: el principio de beneficencia y el principio de respeto a la autonomía.

La mejor forma de defender los principios morales en filosofía es en el contexto de una teoría ética completa. Existe amplio acuerdo acerca de ciertos criterios de razonamiento filosófico sobre moralidad que gobiernan la justificación moral:

a) La claridad: es necesario que los conceptos básicos estén tan libres de equivocaciones y ambigüedades como sea posible.

b) La coherencia: una creencia específica que pudiera tener un médico podría ser incoherente con otras creencias que él o ella pudieran intuitivamente tener. La coherencia requiere que se evite la contradicción de en nuestro razonamiento.

La teoría ética introduce claridad y coherencia, pero no resultados perfectos. Dos líneas claras y coherentes de razonamiento filosófico, basadas en principios distintos, pueden entrar en conflicto. Esta dificultad nos lleva al tema de los conflictos entre los principios morales.

Cuando entran en conflicto obligaciones basadas en distintos principios de deber, debe decidirse cuál de las obligaciones morales tiene prioridad. Una tarea importante del razonamiento moral es cómo sopesar y comparar distintas obligaciones morales.

Ross ha desarrollado una teoría sobre los “deberes prima facie”. Según su teoría, en cada circunstancia debemos hallar el “mayor deber”, encontrando “el mayor equilibrio” de lo justo sobre lo injusto en cada contexto concreto. Ross distingue entre deberes “prima facie” y deberes “efectivos”: el “deber prima facie” es un deber que siempre hay que cumplir, a no ser que entre en conflicto en un determinado caso con un deber igual o más fuerte. El deber efectivo de uno viene determinado por un análisis de los pesos relativos de los deberes prima facie contendientes.

Existen muchos deberes morales prima facie distintos, pero los más importantes para la ética médica son: respeto a la autonomía y beneficencia. El principio de respeto a la autonomía requiere que consideremos que las demás personas se autogobiernan correctamente, mientras que el de beneficencia requiere que proporcionemos cosas beneficiosas y prevengamos o suprimamos las perjudiciales.

Ningún filósofo moralista ha sido nunca capaz de presentar un sistema de normas morales libre de conflictos entre principios y excepciones a los principios. Ross mantiene que la misma naturaleza de la vida moral hace imposible la existencia de una jerarquía de reglas y principios que no tenga excepciones. Puede que en un conflicto no haya solamente una acción justa sino dos o más acciones moralmente aceptables.

Las obligaciones morales, expresadas a través de los principios de deber, no constituyen toda la moral, y hacemos tantos juicios sobre el carácter moral de las personas como sobre sus obligaciones. La ética filosófica examina tanto las obligaciones como las virtudes.

Las virtudes son las disposiciones o hábitos firmemente asentados que inclinan a hacer lo moralmente ordenado. El objetivo de cultivar las virtudes es hacer del cumplimiento de deberes una cuestión de comportamiento habitual, más que una lucha constante para poner en práctica lo que demanden los principios morales. Una ética de la virtud implica evaluar rasgos seleccionados del carácter, los que determinan el carácter moral de una persona.

Las virtudes morales están correlacionadas con principios morales de deber. A cada principio moral le corresponden una o más disposiciones o virtudes morales para actuar de acuerdo con los deberes derivados del principio. Con el fin de saber qué virtudes son apropiadas en medicina, primero necesitamos saber qué debe hacerse, y una teoría de principios morales de deber supuestamente nos aporta dicha relación de lo que debe hacerse. Históricamente se han señalado algunas virtudes de los médicos (imperturbabilidad, decisión, paciencia, etc.) pero es función de la filosofía desafiar a las suposiciones culturales que podrían estar mal fundamentadas. Muchos problemas morales en medicina requieren que revisemos las formas tradicionales de abordarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: