Theorein

¡Hagamos teoría!

Visión global del planteamiento hegeliano

leave a comment »

La idea central de Hegel es la unidad del mundo, la unidad de lo múltiple. El joven Hegel ensayó distintos modelos: le pareció insuficiente la unidad de los románticos e intentó encontrarla a través del amor y luego de la vida, después con el alma bella y por último en la polis griega. Tras estos intentos fracasados, se le ocurrió que la verdadera unidad de lo múltiple se consigue con el concepto y escribió la Ciencia de la Lógica, que trata exclusivamente del concepto.

El principio de la lógica de Hegel es exención de supuestos, indeterminación, el puro ser. Primero está el ser y luego llega el pensar, si se trata de determinar el comienzo del pensar, ese pensar debe ser anterior al pensar. Hay una idea que se impone por evidente, sin necesidad de pensamiento y, a partir de ahí, comienza el pensar. El término de la lógica es el saber absoluto, la paz de la idea, la verdad como totalidad, donde la actividad de pensar se detiene. El término, como el principio, es inmediato, está dado. Luego llega la contemplación final, no es el trabajo de pensar cada una de las determinaciones, sino que es ya gozar de la tranquilidad, la paz de la idea. Pensar es negar, contemplar es afirmación y reconocimiento. Al mismo tiempo aparece la libertad como conocimiento de la necesidad. La libertad es necesidad lógica. Al final del proceso dialéctico la contemplación es libre porque toda la necesidad está dentro de él.

El hombre, ateniéndose a la lógica, puede llevar al Espíritu a su culminación, puede recuperar la Idea. El Espíritu es infinito, niega cualquier concreción y se va desarrollando en el tiempo dialécticamente: espíritu subjetivo (descubrimiento de sí), espíritu objetivo (realización práctica: la Historia) y Espíritu Absoluto (encuentro definitivo del hombre con la realidad, reconciliación del sujeto con el objeto).

El tiempo histórico empieza cuando el hombre empieza a negar. En el tiempo, la sustancia espiritual produce la variación, esto es: la Historia. Los hombres no dejan de producir cosas distintas: esto y lo contrario, aquello y lo contrario. Con el tiempo se recupera la Idea, el concepto, o quizás no porque el Espíritu podría darse separado de la Idea y la Lógica, pero el hombre debe atenerse a esta última; aunque para Hegel la continuidad del tiempo prueba que el Espíritu quiere conocerse.

Anuncios

Written by umanoidemanme

16 junio, 2010 a 11:39

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: