Theorein

¡Hagamos teoría!

El desmedido orgullo del animal humano

leave a comment »

Orangután

Esta mañana me he acordado de mi profesor de filosofía del instituto, el culpable de que yo acabara estudiando esta carrera. Para mí era el profesor de filosofía perfecto porque como éramos de ciencias y no tenía que prepararnos para la selectividad, en su clase no aprendimos casi nada de historia de la filosofía pero, sin embargo, nos puso a filosofar, que siempre es más interesante, sobre todo para un adolescente. Así que en su clase leíamos textos, los discutíamos y para casa nos llevábamos ejercicios de argumentación, podíamos responder lo que quisiéramos, sin respuestas verdaderas y respuestas falsas.

Una de las preguntas que recuerdo versaba sobre la teoría de la evolución, algo así como si creíamos que la teoría de la evolución apoyaba la idea de que éramos “la especie elegida”. En mi respuesta hablé del ejemplo típico, que no sé hasta qué punto es real, de las cucarachas, que sobrevivirían a una guerra nuclear y nosotros no. También recuerdo haber dicho que cada especie, de poder representarse el mundo como lo hacemos nosotros, elegiría un dios acorde con sus características que los señalaría como la especie elegida.

El título de este post es el de un punto del temario de la asignatura optativa Filosofía de la Vida de MªVictoria Parrilla. Es un tema difícil el de cómo justificar nuestro especismo, si es que es una postura justificable, pero lo que me parece claro es que no hay ninguna intencionalidad en la evolución misma y que no podemos hablar de que, aún siendo sin intención, haya un progreso o una tendencia a la complejidad.

Tras el milagro de la aparición de la vida, la única dirección posible que podía tomar era hacia la complejidad, puesto que desde la vida más básica cualquier cosa menos compleja no estaría viva, éste es el muro que dirige la marcha del borracho siguiendo el ejemplo de S. J. Gould en La grandeza de la vida. La expansión de la excelencia de Platón a Darwin. Pero esto no quiere decir que después se haya seguido avanzando hacia la complejidad, siempre hay organismos muy complejos pero son la excepción de la totalidad, siguen proliferando especies poco complejas en algunos linajes; así el avance en complejidad surge como producto de un proceso aleatorio.  El problema radica en la falsa lectura que hacemos de la historia de la vida. Nos concentramos en el pequeño grupo de seres vivos más complejo, donde estamos nosotros, y vemos una tendencia del conjunto entero, es decir, partimos de una posición especista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: