Theorein

¡Hagamos teoría!

¿Cuál es la posición de Hume en la cuestión de la existencia extramental?

with 2 comments

Fuego

El hombre es llevado a creer instintivamente que lo extramental existe como tal. Hay una conexión natural entre la imagen que tenemos de un objeto y el objeto en sí mismo. De la misma forma, distinguimos sensaciones de pensamientos. Las sensaciones de objetos exteriores siempre son impresiones de dichos objetos1. La distinción entre nuestros pensamientos y las impresiones no es racional sino pasional, la sentimos así. En los sueños podemos percibir objetos que no se encuentran presentes, también en una alucinación pero estas impresiones no están marcadas con la fuerza con la que están marcadas las impresiones que percibimos en una estado de conciencia normal.

La sensación de regularidad que nos produce el universo extramental tiene su única fuente posible en la experiencia2. Dudar de la correspondencia entre nuestras impresiones y los objetos exteriores es dudar que existe un mundo exterior constante en el que descubrimos la semejanza y la contigüidad que atribuimos a nuestras ideas. Dudar acerca de esta correspondencia, nos lleva a la duda paralizante del escepticismo radical, obstáculo superado por Hume con el argumento pragmático del éxito del supuesto de la correspondencia imagen-objeto.

La existencia extramental no es comprobable, es un supuesto, pero un supuesto verosímil en el que confiamos por el éxito práctico que obtenemos con él. La existencia extramental es una creencia basada en la sensación que tenemos de la permanencia de los objetos, la sensación de un mundo extramental de existencia continuada. Es una creencia natural y universal, basada en los sentidos y en la conexión causal entre las impresiones y los objetos que las producen3.

Nuestra creencia en que existe un mundo extramental que produce las impresiones que tenemos de él se basa en que creemos que debe existir una causa para este efecto, y la causa más sencilla y natural es un mundo que se corresponde al percibido. La experiencia nos dice que podemos confiar en que existe un mundo exterior que se corresponde con las impresiones que tenemos. Aunque no podamos tener la certeza, actuar como si existiera un mundo que es más o menos como lo conocemos y que podemos seguir conociendo hasta llegar a conocerlo tal y como es, es exitoso. La naturaleza nos ha marcado mediante el instinto la creencia en la correspondencia del mundo percibido con el mundo real. Otros supuestos son posibles pero sabemos que éste, el marcado por el instinto, funciona. Parecen motivos suficientes para no cuestionarlo y confiar en él, aunque también podría esta conclusión resultar insuficiente. Sin embargo, a Hume le interesa más poner de manifiesto las limitaciones humanas que esforzarse por eludirlas4. La filosofía no puede superar esta limitación, si es honesta debe aceptarla como tal5.

La razón no tiene estructuras previas, estructuras apriorísticas. Que nos parezca que hay estructuras innatas es sólo influjo del hábito, estamos demasiado acostumbrados a ver ciertas conexiones que nos parece que son previas a toda experiencia6. Sin embargo, sí hay leyes que tienen que ver con la realidad en sí, hay un principio de conexión entre las ideas7. Un principio universal que nos permite observar la misma conexión de ideas en distintas culturas8, pero que no proviene de la naturaleza humana sin más sino que está en ella porque está en el mundo exterior9.

La imaginación agrupa las ideas por semejanza, contigüidad y por conexión causa-efecto10, en base a una relación que encuentra, una relación hallada, no inventada por los hombres11. Por esto nos parece evidente la agrupación de algunas ideas y no de otras. Es cierto que hay flexibilidad y que podríamos usar distintos criterios, pero no cualquier criterio. Podemos imaginar distintas agrupaciones de ideas pero la experiencia nos enseña cuáles tienen sentido y cuáles son completamente arbitrarias12.

Podemos distinguir entre relaciones de ideas inventadas, ficcionales, que sabemos que hemos construido nosotros, y relaciones de confianza, que sentimos que son reales, en las que creemos13. La semejanza y la contigüidad se encuentran en el mundo extramental y los hombres las percibimos a través de nuestros sentidos, no es una construcción de nuestra razón. Podemos anexionar cualquier idea según nuestra voluntad pero sólo estarán marcadas con la fuerza de la creencia las apoyadas en la experiencia, es decir, en nuestra impresión de lo real exterior.

Derivan nuestras creencias de nuestras impresiones. Habiendo encontrado unidos muchas veces dos objetos, la mente, por costumbre, imaginará unidas sus ideas y creerá en la existencia real de esta unión con la fuerza de una pasión de una manera instintiva, no racional14. La experiencia nos lleva a la costumbre y la costumbre a la creencia.

No conocemos todo acerca de la realidad pero conocemos una parte suficiente para inferir conexiones a partir de la experiencia15. Esas conexiones existen realmente sólo que no están a nuestro acceso, por eso no podemos fundamentar la relación de nuestras ideas sino en la experiencia.

Hume siempre parte de las impresiones humanas porque es la forma de proceder que le parece más legítima pero aun así, no podemos hablar de una realidad en sí distinta a la percibida. No podemos hablar de una realidad en sí diferente de nuestras impresiones. El conocimiento que tenemos de la realidad en sí, o, mejor dicho, el conocimiento que tenemos acerca de la correspondencia entre la realidad conocida y la realidad en sí no es un conocimiento demostrativo, no está fundamentado, está basado en la creencia, en el instinto natural, es experimental.

 

1“Todos los colores de la poesía, por muy espléndidos que sean, no pueden pintar objetos naturales de forma que la descripción se confunda con un paisaje real”. Pág. 16 (he usado para las citas la paginación de la edición de Selby-Bigge).

2“La única manera en que una idea puede tener acceso a la mente (…) (es) por la experiencia inmediata”. Pág. 20.

3“Todos nuestros razonamientos acerca de cuestiones de hecho parecen fundarse en la relación de causa y efecto”. Pág. 26.

4“De esta manera, la constatación de la ceguera y debilidad humanas es el resultado de toda filosofía, y nos encontramos con ellas a cada paso, a pesar de nuestros esfuerzos por eludirlas o evitarlas”. Pág. 31.

5“El mejor modo de evitar esta confusión es ser modestos en nuestras pretensiones, e incluso descubrir la dificultad antes de que nos sea presentada como objeción”. Pág. 32.

6“Nos imaginamos que si de improviso nos encontráramos en este mundo, podríamos desde el primer momento inferir que una bola de billar comunica su moción a otra al impulsarla, y que no tendríamos que esperar el suceso para pronunciarnos con certeza acerca de él. Tal es el influjo del hábito que, donde es más fuerte, además de compensar nuestra ignorancia, incluso se oculta y parece no darse meramente porque se da en grado sumo”. Págs. 28-29.

7“Es evidente que hay un principio de conexión entre los distintos pensamientos o ideas de la mente y que, al presentarse a la memoria o a la imaginación, unos introducen a otros con un cierto grado de orden y regularidad”. Pág. 23.

8“Se ha encontrado en los distintos idiomas aun donde no podemos sospechar la más mínima conexión o influjo, que las palabras que expresan las ideas más complejas casi se corresponden entre sí, prueba segura de que las ideas simples comprendidas en las complejas están unidas por un principio universal, de igual influjo sobre la humanidad entera”. Pág. 23.

9“Encontramos que nuestros pensamientos y representaciones han seguido la misma secuencia que las demás obras de la naturaleza”. Págs. 54-55.

10“Desde mi punto de vista, sólo parece haber tres principios de conexión entre ideas, a saber: semejanza, contigüidad en el tiempo o en el espacio y causa o efecto”. Pág. 24.

11Las causas y efectos no pueden descubrirse por la razón, sino por la experiencia”. Pág. 29.

12“Y, como en todas las operaciones de la naturaleza, la invención o la representación imaginativa iniciales de un determinado efecto son arbitrarias, mientras no consultemos la experiencia”. Pág. 29.

13“La diferencia entre ficción y creencia reside en algún sentimiento o sensación que se añade a la última, no a la primera, y que no depende de la voluntad ni puede manipularse a placer”. Pág. 48.

14“Habiéndose encontrado, en muchos casos, que dos clases cualesquiera de objetos, llama y calor, nieve y frío han estado siempre unidos; si llama o nieve se presentaran nuevamente a los sentidos, la mente sería llevada por costumbre a esperar calor y frío, y a creer que tal cualidad realmente existe y que se manifestará tras un mayor acercamiento nuestro. Esta creencia es el resultado forzoso de colocar la mente en tal situación. Se trata de una operación del alma tan inevitable cuando estamos así situados como sentir la pasión de amor cuando sentimos beneficio, o la de odio cuando se nos perjudica. Todas estas operaciones son una clase de instinto natural que ningún razonamiento o proceso de pensamiento y comprensión puede producir o evitar”. Págs. 46-47.

15“Sin duda alguna, se ha de aceptar que la naturaleza nos ha tenido a gran distancia de todos sus secretos y nos ha proporcionado sólo el conocimiento de algunas cualidades superficiales de los objetos, mientras que nos oculta los poderes y principios de los que depende totalmente el influjo de estos objetos”. Págs. 32-33.

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Gracias por el aviso tíos, pero de todas formas, según estoy viendo, no están “robando” la entrada, ya que al final del post se especifica de donde la han sacado. De todas formas hablare con mis compañeros sobre el tema y a ver que política tomamos al respecto.
    Gracias por avisar y un saludo muy grande.

    Mephlo

    20 julio, 2010 at 3:39

  2. Hola, lo que nos molesta a nosotros es primero que lo cojan sin permiso. Nos hemos enterado de que se trata de un proceso automático. Y segundo, que lo hacen para lucrarse, tienen su página llena de publicidad, lo que no hacemos nosotros. Además, ofrecen el post completo, así que de qué sirve que pongan el enlace a la entrada original: si puedes leerla entera, ¿para qué ir a ver lo mismo a otro sitio?

    usoidesfero

    20 julio, 2010 at 11:03


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: