Theorein

¡Hagamos teoría!

¿Cómo es posible, según Kant, la ciencia natural pura?

with 3 comments

Fuente

Para Kant, la naturaleza consiste en el ser de las cosas pero no en sí mismo sino determinado por las leyes generales de la naturaleza1. Si la naturaleza fuera el ser de las cosas en sí mismas, no podríamos tener conocimiento de ella, ni a priori, puesto que es nuestro entendimiento el que debe conformarse a las cosas y no al revés, ni a posteriori, porque deberíamos obtener de la experiencia las leyes mediante las cuales está dado el ser de las cosas, pero estas leyes deberán explicar también cómo son las cosas incluso donde no alcanza nuestra experiencia, pero la experiencia sólo nos enseña lo que es y cómo es, pero no que deba ser necesariamente así y no de otro modo2.

Sin embargo, estamos en posesión de una ciencia natural pura, que nos dice, precisamente, las leyes que gobiernan la naturaleza. Es decir, gracias a esta ciencia natural, podemos saber no sólo lo que es y cómo es, sino también, que lo que es es necesariamente así y no de otro modo.3 Es, por lo tanto, por este motivo por el que Kant se pregunta por las condiciones de posibilidad de la existencia de esta ciencia natural pura.

Comienza Kant su respuesta explicando que aún es posible entender la naturaleza de otro modo: además de la regularidad de las determinaciones del ser, el sentido anterior, es posible entenderla como el conjunto de objetos de la experiencia4. Puesto que los objetos que escapan a la posibilidad de la experiencia nunca pueden ser para nosotros más que puros conceptos, es decir, no podemos estar seguros de si se tratan realmente de objetos o de pensamientos, éstos no pueden, por lo tanto, ser estudiados por una ciencia natural pura5.

En vista de que la ciencia natural pura es un conocimiento a priori, Kant se pregunta cómo es posible reconocer a priori la regularidad necesaria de los objetos de la experiencia6. La respuesta a esta pregunta consiste, para Kant, en que sin la existencia a priori de una ley de causalidad, que establezca que los hechos que percibimos están siempre referidos a algo que les precede y del que se sigue mediante una regla general, un juicio de percepción no podría ser considerado como experiencia7.

A continuación, Kant aclara que lo que él pretende no es estudiar cómo aprender las leyes naturales, ya que éstas provienen de una observación de la naturaleza, pero esta observación ya da por supuesta la posibilidad de la experiencia. Su proyecto es mucho más radical: se trata de averiguar precisamente, cuáles son las condiciones a priori de posibilidad de la experiencia que constituye la base de la que se derivan las leyes naturales, es decir, antes de analizar la ciencia natural pura, Kant considera necesario buscar su fundamento primero, que es la posibilidad de la experiencia8.

Tras esto, explica Kant que, si bien, todos los juicios de experiencia son empíricos, no todos los juicios empíricos son de experiencia. Para que lo que percibimos por los sentidos (juicio empírico) llegue a ser experiencia, es necesario que sea transformado por una serie de conceptos existentes a priori en el entendimiento puro9.

Kant divide los juicios empíricos en dos categorías: una primera de experiencia, si tienen validez objetiva; y una segunda de percepción, si su validez es subjetiva. La diferencia entre ambos es que los juicios de percepción, a diferencia de los de experiencia, no necesitan de la existencia de conceptos puros de entendimiento10. Ahora bien, todos nuestros juicios son, en primer lugar, juicios de percepción, que valen sólo para nosotros, y es a través de una operación posterior que se les hace concordar con un objeto. Una vez que nuestra percepción concuerda con un objeto, todas las percepciones de ese objeto deberán concordar con él del mismo modo, convirtiéndose en objetivas, esto es, compartidas intersubjetivamente11.

Si los juicios son las condiciones que regulan la unión en una conciencia de las representaciones dadas, entonces son reglas. Como estas reglas presentan esta unión como necesaria, son a priori, y como no se deducen de otras superiores, son principios. Y si ningún concepto de la experiencia está por encima de los que traen las apariencias bajo los conceptos puros de entendimiento, estas condiciones serán por lo tanto, principios a priori de experiencia posible12.

Esto, según Kant, respondería a la pregunta de cómo es posible la ciencia natural pura, puesto que estos principios de la experiencia posible son, al mismo tiempo, leyes generales de la naturaleza, y por lo tanto estas leyes generales poseen las mismas características, por lo que pueden ser reconocidas a priori13.

 

1“El ser de las cosas en tanto que está determinado por leyes naturales generales”. (Prolegómenos, 14).

2“Pues si la experiencia me debe enseñar las leyes mediante las cuales está dado el ser de las cosas, estas leyes, en cuanto corresponden a las cosas en sí mismas, deberán corresponder también necesariamente a ellas, fuera de mi experiencia. Mas la experiencia me enseña lo que es y como es, pero jamás que necesariamente deba ser así y no de otro modo”. (Prolegómenos, 14).

3“Nosotros estamos, sin embargo, verdaderamente en posesión de una ciencia natural pura, la cual, a priori y con toda aquella necesidad que es exigible a las proposiciones apodícticas, expone leyes bajo las cuales está dada la Naturaleza”. (Prolegómenos, 15).

4“Aún toma la palabra Naturaleza otro sentido que determina el objeto, mientras que, en el sentido anteriormente mencionado, designa solamente la regularidad de las determinaciones del ser de las cosas en general. La Naturaleza, pues, considerada materialiter, es la totalidad de los objetos de la experiencia”. (Prolegómenos, 15).

5“Las cosas que nunca pueden ser objeto de nuestra experiencia, si han de ser reconocidas según su naturaleza, producen en nosotros conceptos cuya significación jamás podrá ser dada in concreto (en ejemplo alguno de experiencia posible) y de cuya naturaleza deberíamos formarnos, pues, puros conceptos, acerca de cuya realidad, esto es, si se refieren verdaderamente a objetos, o son meros pensamientos, nada podríamos decidir”. (Prolegómenos, 16).

6“Si se trata de la posibilidad de un conocimiento natural a priori, si será mejor proponer así el tema: ¿cómo es posible reconocer en general a priori la regularidad necesaria de las cosas como objeto de la experiencia o la regularidad necesaria de la experiencia misma en relación con todos sus objetos?” (Prolegómenos, 17).

7“Sin la ley que establece que si un hecho es percibido, debe ser siempre referido a algo que precede, de lo cual se sigue según una regla general, jamás puede ser tenido como experiencia un juicio de percepción”. (Prolegómenos, 17).

8“Supongo que se me entenderá que yo no trato aquí de las reglas de la observación de una Naturaleza que está ya dada, las cuales presuponen ya la experiencia, así, pues, no trato de cómo (por la experiencia) podemos aprender las leyes de la Naturaleza, pues éstas no serían entonces leyes a priori y no darían lugar a ciencia natural pura alguna, sino de cómo las condiciones a priori de la posibilidad de la experiencia, son iguales las fuentes de las cuales deberían derivarse todas las leyes naturales generales”. (Prolegómenos, 17).

9“Debemos, pues, notar ante todo, que, aunque todos los juicios de experiencia son empíricos, esto es, tienen su base en la observación inmediata de los sentidos, sin embargo, no son por eso, al contrario, juicios de experiencia todos los juicios empíricos, sino que, sobre lo empírico, y preferentemente, sobre lo dado en la intuición sensible, todavía deben existir conceptos especiales que tienen su origen completamente a priori en el entendimiento puro, bajo los cuales se subsumirá, ante todo, aquella observación y, entonces, por medio de los mismos, puede ser transformado en experiencia”. (Prolegómenos, 18).

10Los juicios empírios, en cuanto tienen validez objetiva, son juicios DE EXPERIENCIA; pero aquellos que solamente son válidos de un modo subjetivo, los llamo yo puramente juicios DE PERCEPCIÓN. Los últimos no necesitan de concepto alguno puro del entendimiento, sino sólo del enlace lógico de la observación en un sujeto pensante. Pero los primeros exigen siempre, sobre las representaciones de la intuición sensible, aun, de un modo especial, conceptos originariamente formados en el entendimiento, los cuales hacen precisamente que el juicio de la experiencia tenga valor objetivo”. (Prolegómenos, 18).

11“Todos nuestros juicios son, primero, juicios de percepción; valen puramente para nosotros, es decir, para nuestro sujeto, y sólo después les damos una nueva relación, a saber: una relación con un objeto, y les hacemos valer también para nosotros en todo tiempo, e igualmente para cualquier otro; pues si un juicio concuerda con un objeto, deben todos los juicios sobre el mismo objeto concordar también, y así la validez objetiva de los juicios de experiencia no significa otra cosa que la validez general de los mismos”. (Prolegómenos, 18).

12“Los juicios, en tanto que son puramente considerados como las condiciones de la reunión en una conciencia de representaciones dadas, son reglas. Estas reglas, en tanto que representan la reunión como necesaria, son reglas a priori y en tanto que no hay otra alguna sobre ellas de la cual sean deducidas son principios. Ahora bien: puesto que, con respecto a la posibilidad de toda experiencia, si se considera en ella puramente la forma del pensamiento, no hay condición alguna de los juicios de experiencia sobre aquellas que colocan los fenómenos, según las formas distintas de su intuición, bajo puros conceptos del entendimiento, los cuales hacen objetivamente válido el juicio empírico, estos principios son los principios a priori de la experiencia posible”. (Prolegómenos, 23).

13Los principios de la experiencia posible son, pues, igualmente leyes generales de la Naturaleza, las cuales pueden ser reconocidas a priori. Y, así, está resuelto el problema ofrecido en la segunda de las cuestiones propuestas: ¿cómo es posible la ciencia natural pura?”. (Prolegómenos, 23).

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. esta super esta bien k todos sepan eso

    genesis

    12 mayo, 2011 at 22:36

  2. no entiendo nada por favor expliquen bien !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!………………..:p

    projunior

    23 marzo, 2014 at 19:06

    • por eso ya me saque un 19 en mi examen C: aunque sea eso yo queria un 20 😀 :3 !!!!!!!!!!!!!!!!!!………………….

      peru21

      23 marzo, 2014 at 19:09


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: