Theorein

¡Hagamos teoría!

La sociobiología y el género

leave a comment »

Mis padres en una boda

Wilson justifica desde la sociobiología el eje de dominación-sometimiento en el que están envueltos los temperamentos masculino y femenino: “típicamente, los machos son agresivos, en particular los unos con los otros y aún más en el curso del período de reproducción. En la mayoría de las especies, la estrategia más ventajosa para el macho es la dominación (…). Es, pues, más interesante para los machos el ser agresivos, ariscos, ladrones y polígamos. En teoría, es más provechoso para las hembras el ser tímidas y esperar poder encontrar a los machos portadores de los mejores genes. En las especies que educan a sus jóvenes, resulta igualmente importante para las hembras el escoger machos que ofrezcan mayor seguridad de quedarse con ellas después del acoplamiento. Los seres humanos obedecen fielmente a este principio biológico”.

Los sociobiólogos sostienen que las diferencias de género deben su existencia a la selección hecha de estos genes a lo largo de la evolución, además de inevitables son beneficiosas, cumplen una función. La división sexual del trabajo quedó fijada genéticamente y es por esto que se impone socialmente. El ejemplo más exagerado de este intento por parte de la sociobiología de mantener el status quo, en el ámbito del género, quizá ha sido la publicación en el año 2000 del libro A natural history of rape: biological bases of sexual coercion, en el que Randy Thornill y Craig Palmer explican el origen de la violación como vía para obtener descendencia por parte de individuos sin pareja y extradescendencia en aquellos que sí la tienen. Aunque al final admiten que la violación sería evitable, solo ocurriría a condición de que la sociedad fuera consciente de sus causas evolutivas.

Un paso más allá en las críticas de estos planteamientos innatistas lo da la constructivista Judith Butler, que argumenta que la biología es un sistema tecnovivo, es decir, un sistema en el que ya están implicados procesos de interpretación y de producción cultural, y que además la ciencia funciona produciendo metáforas preformativas. Dicho de otro modo: la ciencia produce aquello que intenta describir. La linea filosófica a la que pertenece defiende que la biología ha reclamado para ella el ámbito de la identidad sexual y la capacidad para determinar los géneros de las personas y ha convertido el sexo en un objeto de normalización social, un objeto de técnica política. Algo que ya advirtió Michel Foucault en su Historia de la sexualidad, el historiador de las ideas francés considera que la sexualidad es una experiencia histórica que se constituye por tres ejes: la formación de los saberes que a ella se refieren, los sistemas de poder que regulan su práctica y las formas según las cuales los individuos pueden y deben reconocerse como sujetos de esa sexualidad. Pues bien, hoy en día corresponde a la biología el ámbito de saber que se refiere a la sexualidad y donde la biología ve esencias humanas algunos encuentran el resultado de construcciones históricas y estrategias de poder.

Written by umanoidemanme

2 abril, 2011 a 16:58

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: