Theorein

¡Hagamos teoría!

Right to Die? – El turista suicida

leave a comment »

Cementerio

El jueves volví a ver el documental Right to Die? (2008) del director y productor John Zaritsky. Lo había visto antes, en Cuatro, bajo el título El turista suicida. El documental se centra sobre todo en Craig Ewert, un norteamericano residente en el Reino Unido, enfermo de esclerosis lateral amiotrófica, que viaja a Suiza con su mujer para morir allí ayudado por la asociación Dignitas. La esclerosis lateral amiotrófica, que padece también Stephen Hawking, es una enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular.

Craig no está harto de la vida, está harto de la enfermedad y dice que le gustaría seguir adelante, pero no puede. Sabe que se está muriendo y le parece que no tiene sentido intentar negarlo. Considera que ya ha llegado al límite de lo que puede aguantar, no puede estar más tiempo deteriorándose “hasta quedar como un envoltorio vacío”. Además le da miedo de que más adelante quede paralizado y no pueda mostrar su sufrimiento, tener una muerte dolorosa y ni siquiera poder pedir auxilio. Como dice, a veces escuchamos decir que alguien ha muerto en paz pero, ¿y si eso no le ocurre a él? No está tan claro si el que muere, muere en paz, podría estar pasando un infierno sin que lo supiéramos. Por eso viaja a Suiza, en el Reino Unido el suicidio asistido, como en la mayoría de países, está prohibido. Allí la asociación Dignitas le puede ayudar a morir en paz, sin dolor.

Para que el suicidio asistido pueda realizarse, un médico suizo debe dar la aprobación del caso y extender la receta para el sedante que dormirá a Craig para siempre. Después se fija una fecha, aunque el suicida puede echarse atrás en todo momento. A la cita, el suicida puede ir solo o acompañado. Craig decide estar acompañado solamente por su esposa. Aunque tiene hijos, prefiere que no estén presentes. Por supuesto, también estará acompañado por un asistente social que es el que prepara el líquido, un sedante en una dosis muy alta, y se lo da. El asistente también graba en vídeo el momento en el que el suicida bebe el líquido para que las autoridades suizas comprueben que lo bebió él mismo. Él sólo puede sostener el vaso e indicarle: “señor, si bebe esto se morirá”.

Craig es agnóstico pero su mujer, que le acompaña y le apoya, es cristiana. Esto parece un poco contradictorio pero Craig, antes de su muerte, reflexiona: “habrá gente que dirá que el suicidio está mal, Dios lo ha prohibido, no puedes hacer de Dios y tomar tu vida. Vale. Pero este ventilador (que necesita para poder respirar) también hace de Dios. Si no hubiese usado esta tecnología ya estaría muerto”. También hace hincapié en que los médicos también hacen de Dios cuando nacen niños prematuros y los salvan, porque es como si el plan de Dios fuera que esos niños murieran en ese instante, pero lo evitamos. Sin embargo, los cristianos no piden que se dejen de hacer transplantes o de salvar a niños prematuros.

En el documental también aparece una pareja de ancianos canadienses. Llevan cincuenta años casados y son muy mayores. Él está enfermo y se está muriendo, ella está sana pero no quiere vivir sin él. Ambos quieren que Dignitas les ayude a morir juntos. En Dignitas les dicen que ya se han dado casos de parejas que han muerto juntos, pero siempre ambos eran ancianos enfermos. Así rechazan ayudarle a morir a ella, sólo pueden ayudarle a él. El médico de la asociación les dice que no estudió medicina “para ayudar a la gente a salirse de este mundo cuando les dé la gana”, y el anciano contesta que tendrán que buscar algún modo, que nunca ha tenido armas pero tendrá que buscar una. Yo pregunto: ¿es esta la mejor solución?

Como nos cuenta el abogado de Dignitas, todos sabemos que hay suicidios y decir que no deben producirse sólo sirve para convertir el suicidio en un tabú. Hay que cambiar esa mentalidad y decir que el suicidio es una buena opción para un ser humano que quiere retirarse de una situación insufrible. No está mal decidir cuándo se quiere morir. Si podemos hacerlo, ¿por qué no debemos procurarnos una buena muerte? En casa u otro lugar de nuestro agrado, sin tubos, acompañados por nuestros amados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: