Theorein

¡Hagamos teoría!

Posts Tagged ‘david hume

Sobre la norma del gusto de Hume

with 2 comments

De museos 3

En Sobre la norma del gusto, Hume aborda el problema de la diversidad y unidad del juicio estético. El sentido común nos dicta que el gusto es un sentimiento subjetivo y, al mismo tiempo, nos impone la certeza de que ciertas obras de arte son objetivamente superiores. Para resolver esta contradicción, Hume apela a una norma que identifica con el veredicto unánime de los críticos competentes.

Para empezar, se le hace necesario a Hume atender a la gran variedad de gustos y opiniones que prevalece en el mundo. Sobre los gustos, resulta evidente que los sentimientos de los hombres con respecto a la belleza o deformidad de cualquier tipo difieren a menudo entre sí, aun cuando el discurso que estos sostienen es el mismo. Todos los hombres que utilizan el mismo idioma deben estar de acuerdo en la aplicación de los términos lingüísticos para los elogios y para la censura, se pronuncian al unísono a favor de cuanto designan los que suponen elogios, mientras que rechazan de la misma manera todo aquello a que se refieren los términos censores. De forma que es en la consideración de los casos particulares donde se desvanece la aparente unanimidad que deja paso a la discordia que conlleva la asignación de significados muy diferentes a las mismas expresiones. Todos señalamos la elegancia como algo a aplaudir, pero qué sea elegante es algo distinto para cada persona. Leer el resto de esta entrada »

¿Qué es, según Kant, la metafísica?

with one comment

Sobre el muro

La metafísica es la disciplina que estudia el ser, lo que hay más allá de lo que podemos conocer con los sentidos, es decir: lo que hay más allá de la experiencia. Hume, el filósofo empirista, criticó este tipo de saber especulativo, por considerar que se pierde en los enredos del razonamiento, involuntariamente, cuando entra en terrenos que escapan al entendimiento humano, o voluntariamente, para ocultar que está fundamentado en simples supersticiones. Esta crítica influyó en el racionalismo de Kant1, quien pretendió superar estas limitaciones elaborando una metafísica nueva, suficientemente legitimada y más efectiva2.

No se puede decir, según Kant, que lo conocido como metafísica hasta ese momento sea una ciencia; es más bien un mero arte dialéctico3. Leer el resto de esta entrada »

¿Cuál es la posición de Hume en la cuestión de la existencia extramental?

with 2 comments

Fuego

El hombre es llevado a creer instintivamente que lo extramental existe como tal. Hay una conexión natural entre la imagen que tenemos de un objeto y el objeto en sí mismo. De la misma forma, distinguimos sensaciones de pensamientos. Las sensaciones de objetos exteriores siempre son impresiones de dichos objetos1. La distinción entre nuestros pensamientos y las impresiones no es racional sino pasional, la sentimos así. En los sueños podemos percibir objetos que no se encuentran presentes, también en una alucinación pero estas impresiones no están marcadas con la fuerza con la que están marcadas las impresiones que percibimos en una estado de conciencia normal.

La sensación de regularidad que nos produce el universo extramental tiene su única fuente posible en la experiencia2. Dudar de la correspondencia entre nuestras impresiones y los objetos exteriores es dudar que existe un mundo exterior constante en el que descubrimos la semejanza y la contigüidad que atribuimos a nuestras ideas. Dudar acerca de esta correspondencia, nos lleva a la duda paralizante del escepticismo radical, obstáculo superado por Hume con el argumento pragmático del éxito del supuesto de la correspondencia imagen-objeto.

La existencia extramental no es comprobable, es un supuesto, pero un supuesto verosímil en el que confiamos por el éxito práctico que obtenemos con él. La existencia extramental es una creencia basada en la sensación que tenemos de la permanencia de los objetos, la sensación de un mundo extramental de existencia continuada. Es una creencia natural y universal, basada en los sentidos y en la conexión causal entre las impresiones y los objetos que las producen3. Leer el resto de esta entrada »

¿Cómo resuelve Hume el problema de la libertad humana y su papel en la fundamentación de la moral?

with one comment

Miradas

Habitualmente se contrapone la libertad a la necesidad y esta contraposición plantea un problema al asignar la responsabilidad en las acciones humanas. Hume, para llegar a su definición de libertad humana, que incluye la necesidad, comienza analizando el concepto de necesidad habitual para reformularlo.

La necesidad es entendida normalmente, según Hume, como la fuerza coactiva que une cada efecto con su causa1. Sin embargo, para Hume, no hay una necesidad fuerte, sólo una regularidad de conexiones2. Para la fundamentación de la moral nos interesa la regularidad en las acciones humanas.

Existe una uniformidad en las acciones humanas, si no la hubiera no podríamos tener un conocimiento útil acerca del comportamiento de los hombres porque sería imposible acumular experiencias de hechos irregulares3. Hume tiene un concepto de la naturaleza humana universalista, la naturaleza del hombre no depende de su cultura4. Las particularidades culturales son accidentales. Esta tesis es propia de la Ilustración. Leer el resto de esta entrada »

¿Por qué, según Hume, la filosofía escéptica es superior a los otros tipos de filosofía?

with one comment

Mi clase

Hume distingue entre tres tipos de escepticismo: un escepticismo previo a la filosofía, un escepticismo consecuencia de la filosofía y un escepticismo moderado.

El escepticismo previo a la filosofía aconseja la duda universal para encontrar algún principio que no pueda ser engañoso, una certeza desde la que deducir y asegurar todos nuestros razonamientos1. Pero la duda metódica de Descartes no sirve, no conduce a ninguna parte2, llega a una certeza porque la tiene previamente. No duda de su yo que piensa, pero Hume sí hace una crítica del yo. Sin embargo, este escepticismo sirve como principio para la filosofía si es tomado de manera moderada, nos ayuda a deshacernos de los prejuicios que hemos adquirido por la educación o al dejarnos llevar por una mera opinión3.

El escepticismo consecuencia de la filosofía es el que, por el desarrollo de la actividad filosófica, partiendo desde el escepticismo anterior y llevándolo hasta su última consecuencia, llega a la conclusión de que es imposible asegurar que nuestras facultades mentales no nos engañan4. Este tipo de escepticismo es prácticamente irrefutable, triunfa a nivel teórico. Si dudamos de nuestros sentidos y nos proponemos buscar un fundamento último para confiar en ellos, una justificación total, no lo encontraremos, no existe.

La mentalidad natural afirma que hay correspondencia entre nuestras sensaciones y la realidad extramental, que las imágenes que nos formamos de los objetos extramentales se corresponden con su apariencia real5. El escepticismo radical pone en cuestión esta relación, nos hace dudar del instinto que nos lleva a confiar en nuestros sentidos, nos sitúa ante un abismo que separa nuestra mente del objeto6. Leer el resto de esta entrada »

¿Por qué no hay, para Hume, ningún razonamiento que pueda fundar las cuestiones de hecho?

leave a comment »

Amanecer

Hume distingue entre dos tipos de proposiciones: relaciones de ideas y cuestiones de hecho1. A las primeras se llega mediante la mera operación del pensamiento, es decir: son verdades analíticas. Son independientes del universo extramental2, son siempre ciertas y evidentes3, claras y distintas. Las verdades matemáticas son proposiciones de este tipo: la suma de dos más dos no puede ser otra que cuatro y afirmar que el resultado de esa suma es otro, por ejemplo cinco, implicaría una contradicción4. Las cuestiones de hecho son enunciados acerca del mundo y en ellos la falsedad no implica contradicción, nuestra mente puede concebir igual la proposición mañana saldrá el sol y la proposición mañana no saldrá el sol5. Su verdad sólo puede comprobarse recurriendo a la experiencia.

Tras esta distinción, Hume se pregunta por qué estamos seguros de la evidencia de ciertas razones de hecho, qué nos lleva a afirmar que mañana saldrá el sol si de lo único que disponemos para hacerlo es el registro de nuestra memoria de que, a través de los sentidos, hemos experimentado que el sol ha salido todos los días hasta ahora6. Y propone como respuesta, que estos razonamientos se fundan en una relación causal mediante la cual podemos ir más allá de la evidencia de nuestra memoria y del testimonio de nuestros sentidos7. A partir de la experiencia que tenemos de los “hábitos” del sol, inferimos que mañana saldrá, y confiamos en nuestra predicción porque suponemos una relación causal en aquellos hechos, es decir, que la salida del sol es una causa del nuevo día o viceversa, y esta relación sustenta nuestra afirmación. Con otro ejemplo: si vemos humo diremos que allí hay un fuego. La razón por la que hacemos esta predicción es nuestro registro de experiencias anteriores: siempre vimos al humo suceder al fuego. Suponemos una unión fuerte entre el humo y el fuego y por eso confiamos en nuestra predicción. Esa conexión es una relación causal: el fuego es la causa del humo, el humo es el efecto del fuego8. Leer el resto de esta entrada »